Los Lucarini Macazaga, escultores anarquistas vascos

Los Lucarini Macazaga, escultores anarquistas vascos, son un claro ejemplo de saga familiar cuya trayectoria artística se vio oscurecida por su ideario político y las consecuencias de la Guerra Civil española.

Los Lucarini Macazaga, escultores anarquistas vascos

Según el investigador alavés Miguel Íñiguez(1), Ángel Lucarini fue un escultor y anarquista de origen italiano. Vino a Bilbao a finales del siglo XIX llamado por Higinio Basterra el cual le encargó las esculturas para la fachada del ayuntamiento de la ciudad. También fue profesor de decoración en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria y escultor en la catedral nueva de Vitoria entre 1907 y 1914. Ángel Lucarini contrajo matrimonio con Casilda Macazaga, iniciándose una notable saga de cuatro hijos artistas: los Lucarini Macazaga, escultores anarquistas vascos.

El origen del hombre, de Joaquín Lucarini Macazaga

El origen del hombre, de Joaquín Lucarini Macazaga

Joaquín Lucarini Macazaga

Nació en Fontecha, Álava, en 1905 y falleció en Burgos en 1969. El mayor de los cuatro hermanos escultores se trasladó de Vitoria a Bilbao para estudiar en la Escuela de Bellas Artes con artistas como Larrea y Basterra. Sus trabajos como dibujante y escultor fueron premiados en varias ocasiones y tuvo su primera ocasión de exponer en 1925.

En 1928 realizó con gran éxito una exposición en el Círculo de Bellas Artes y Ateneo de Bilbao. Diversas personalidades pidieron a la Diputación de Álava que pensionase al escultor en 1929. De esta forma, en los siguientes años, Lucarini pudo estudiar en Florencia, Roma y París. En esta ciudad realizó un curso superior de Dibujo aplicado al Arte y a la Industria. En 1932 fue premiado en Madrid y en años sucesivos ganó concursos en San Sebastián, Vitoria y Bermeo.

Entre sus trabajos más destacados de esta época, se pueden citar:

  • Las cuatro esculturas en mármol que representan las cuatro estaciones del año, encargadas por la Diputación Provincial de Álava para jardines públicos de Vitoria.
  • Las esculturas Enfant anormal (que representa a su hermano Florencio), Otoño, El hombre, Ángel tocando la alboca, Cristo en la cruz, Cupido, Ángel músico y el busto de Doña Carolina Macmahon.

El pintor Mauricio Flores Kaperotxipi dijo de él que poseía un extraordinario talento y una gran originalidad:

Como pocos, como muy pocos, ha conseguido llevar a la piedra y al bronce aspectos diversos del deporte. Campeón de importantísimos concursos, dentro y fuera de las fronteras vascas, Lucarini es ya una de las figuras más interesantes de nuestra cultura. Por lo que ha realizado y por lo que su talento y juventud prometen.

Joaquín Lucarini, un artista en la guerra

Durante la Guerra Civil el Gobierno vasco organizó exposiciones culturales en París, Londres, Moscú, Buenos Aires y México. Numerosos artistas de Euzkadi trabajaron por el arte y la cultura, en un intento por demostrar una capacidad artística de primer orden. La escultura El origen del hombre fue una de las obras enviada a estas exposiciones. Joaquín Lucarini, con una destreza y un realismo peculiar, supo plasmar en ella a un mono leyendo un libro, como un claro antepasado del hombre.

En la postguerra montó su propio taller en Bilbao, adquiriendo renombre por sus esculturas religiosas y de carácter épico repartidas por Bizkaia (Basauri, Deusto y Bilbao), San Sebastián, Logroño y Burgos. Por fin en 1959, en Vitoria, se le realizó una exposición antológica de su obra.

El trabajo, de Joaquín Lucarini Macazaga

El trabajo, de Joaquín Lucarini Macazaga

Amador Lucarini Macazaga

Nació en Bilbao el 5 de febrero de 1907 y murió en 1971. Amador fue un escultor formado en la Escuela de Artes y Oficios de Achuri en Bilbao. Junto con su padre trabajó en el taller familiar de escultura. Iniciada la Guerra Civil se hizo cargo, con el grado de capitán, de la organización de las milicias libertarias en el cuartel de la Casilla. En diciembre de 1936 se le nombró delegado de comunicaciones.

Detenido en 1937 tras la rendición en Santoña, fue condenado a muerte. Se le conmutó la pena de muerte por treinta años de prisión, reducida finalmente a seis años. Al ser liberado en 1943, pasó a formar parte del Comité Regional clandestino de la CNT del Norte. Trabajó en pro de la reorganización de CNT hasta su nueva detención dos años más tarde. En 1947, como miembro del Comité Regional de la CNT, firmó la convocatoria de huelga general en el País Vasco, lo que provocó otra nueva detención. Fue liberado definitivamente en 1949 (2).

Monumento a San Martín de Loinaz, obra de Amador Lucarini, erigido por el pueblo de Beasain con ocasión del centenario de su canonización.

Monumento a San Martín de Loinaz, obra de Amador Lucarini

Desde 1937 hasta 1949 Amador Lucarini deambuló por las cárceles de El Dueso, Burgos, Larrinaga y Talavera. Volvió a trabajar en el taller de escultura de la familia, pero durante la dictadura franquista no se le permitió exponer sus obras. En los cincuenta abrió una marmolería dedicándose a la escultura funeraria. De entre sus muchas obras, es autor del monumento a San Martín de Loinaz, erigido por el pueblo de Beasain con ocasión del centenario de su canonización. Hasta 1999 no se realizó una exposición de su obra en Bizkaia.

Amador Lucarini, un periodísta en la guerra

Aparte de la escultura, Amador tuvo una faceta periodística. Antes de la Guerra Civil era un miembro muy activo y buen propagandista dentro del anarquismo. Una vez comenzado el conflicto armado, y bajo los seudónimos Luka-zaga y Lucazaga, publicó numerosos artículos de opinión en el periódico CNT del Norte entre 1936 y 1937. También realizó varios dibujos y bocetos para la revista Espetxean estando preso en la cárcel de Burgos.

Portada del periódico CNT del Norte

Portada del periódico CNT del Norte

Liberto Lucarini Macazaga

Nació en Vitoria en 1910. Aparte de escultor por tradición familiar, Liberto se encargaba de llevar a cabo acciones culturales dentro de las Juventudes Libertarias de Bilbao y del sindicato de la CNT. Durante la Guerra Civil fue un miembro activo de la comisión de propaganda del Comité Regional de las Juventudes Libertarias (JJLL) en el Norte republicano. Por ello, participó en mítines y conferencias en numerosas localidades de Bizkaia y de Cantabria.

Exiliado tras la guerra en Francia, en 1945 participó en el congreso celebrado en París en el que se debatía la ponencia sobre el papel de España entre 1936 y 1939. Debido a las posteriores distensiones dentro de la CNT, Liberto permaneció en el grupo de los ortodoxos. Asentado en París, se dedicó a la escultura. En 1957 colaboró en la revista Cenit del grupo Atalaya con el seudónimo de Liberto Luzaga (3).

Alberto Lucarini Macazaga

Nació en Vitoria en 1913. Durante la Segunda República formó una célula de acción en Bilbao junto con otros tres históricos ácratas: Félix Padín, Porfirio Ruiz y Severiano Montes. En 1936 se enroló en el batallón cenetista Isaac Puente, una unidad vasca muy combativa de la CNT, tomando parte en la batalla de Villarreal. A finales del siglo XX vivía en Bilbao, siendo su obra artística la más desconocida de la familia Lucarini Macazaga.

Notas

(1), (2), (3) Íñiguez, Miguel: Esbozo de una enciclopedia histórica del anarquismo español, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid, 2001.

Hubo dos Lucarini Macazaga más: Teresa y Florencio. http://memoriasclubdeportivodebilbao.blogspot.com.es/2016/04/los-otros-lucarini.html

 

 

Deja un comentario